Las redes son cada vez más complejas y para controlarlas de manera efectiva, las organizaciones deben invertir en conocimiento técnico y en costosas herramientas y operaciones. Para evitar gastar tiempo, esfuerzo y dinero de más, y para garantizar la disponibilidad constante de las redes, cada vez más organizaciones están recurriendo a proveedores de servicios gestionados (MSP) para gestionar su red. De hecho, el mercado mundial de los MSP no ha dejado de crecer y se espera que supere los $300 millones en los próximos años.

El resultado de este crecimiento es que los MSP tienen que centrarse cada vez más en garantizar una alta disponibilidad de sus sistemas de control, capacitar a los técnicos en las últimas tecnologías, mejorar su eficiencia operativa y ser más ágiles, entre otras cosas.

Todo el crecimiento tiene un costo, y para los MSP, el aumento de las perspectivas de negocio viene con un gran reto: ofrecer un entorno de monitoreo multi-cliente proactivo en el que cada a cliente se le ofrece una experiencia de monitoreo de red consistente, transparente y proactiva.

Desafíos para el monitoreo de redes multi-cliente

El objetivo de un MSP es garantizar el funcionamiento continuo de las redes de clientes. Ahora veamos cuáles son los desafíos que enfrentan los MSP.

Visibilidad de la red del cliente: Detectar y monitorear los dispositivos en la red del cliente.

Solución de problemas remotos: Solucionar los problemas de red, independientemente de la ubicación del cliente.

Reparación automática de fallos: Automatizar tareas básicas como la resolución de fallos L1.

Visualizar y segregar los datos de rendimiento de red por cliente.

Personalización: Crear soluciones de monitoreo personalizadas específicas para las necesidades del cliente.

Escalabilidad: Escalar los servicios sin sacrificar la funcionalidad.

Desafíos para la visibilidad de la red del cliente

Dado el crecimiento en el número de clientes, cada vez es más difícil tener una visibilidad detallada sobre todas las redes de clientes de forma simultánea. Tener visibilidad total de los entornos de red multi-cliente ayuda a eliminar los puntos ciegos de la red.

Cuando se combina con el monitoreo de red en tiempo real, la visibilidad de la red multi-cliente permite a los MSP comprender rápidamente el estado de todos los dispositivos de la infraestructura de TI en las redes de clientes.

Desafíos para la solución de problemas remotos

Un reto más complicado que el monitoreo remoto constante es la gestión remota de fallos. El principal objetivo del MSP es garantizar el estricto cumplimiento de los acuerdos de nivel de servicio (SLA) del cliente y asegurarse de que cualquier falla que se identifique de forma proactiva en el dispositivo de un cliente se resuelva antes de que cause cualquier problema grave, independientemente de si el dispositivo cliente es remoto o no. Si el MSP descuida la gestión de fallos de clientes remotos, esto puede causar que las redes de clientes se vean interrumpidas gravemente e incluso el MSP puede perder los clientes.

Desafíos para la reparación automática de fallos

Realizar manualmente las tareas repetitivas y monótonas para redes multi-cliente no sólo es tedioso y consume mucho tiempo, sino que introduce el error humano en la ecuación. Automatizar tareas como las actividades básicas de gestión de fallos ayudará a los MSP a evitar desperdiciar recursos humanos costosos y eliminar el error humano.

Visualizar y segregar los datos de rendimiento de red del cliente

A medida que crecen los MSP, sus operaciones se hacen más complejas. Ya que cada vez hay más parámetros que controlar debido al aumento de la base de clientes, los administradores de red no sólo tienen que replantearse sus estrategias de gestión multi-cliente, sino también asegurarse de que tienen una idea clara de los ecosistemas individuales de los clientes. Confundir los datos que pertenecen a diferentes clientes puede llevar a consecuencias desastrosas para los clientes y los MSP.

Dar prioridad a los requisitos de monitoreo específicos del cliente

A medida que continúa aumentando la demanda por servicios de monitoreo de red, los MSP ahora deben enfrentar el reto de garantizar un rendimiento de red consistente en los distintos segmentos de clientes. Cada red de cliente es única y para monitorearla, se deben establecer los requisitos de monitoreo específicos y personalizados según las necesidades de cada cliente.

Esto requiere un análisis cuidadoso de las redes de clientes individuales, incluyendo sus dispositivos e interfaces. Los MSP también deben identificar los monitores de rendimiento ideales, que puede variar en función del cliente, y aplicarlos a los respectivos dispositivos para lograr el máximo rendimiento de la red.

Desafíos para la escalabilidad

La escalabilidad es la principal preocupación de un MSP, ya que no es fácil monitorear el creciente número de redes de clientes al mismo tiempo. La escalabilidad de los servicios de los MSP depende en gran medida de las funciones de la herramienta de monitoreo de red que están usando.

Al escalar en tamaño, los MSP deben asegurarse de que la calidad del servicio no se vea afectada. Los MSP necesitan una herramienta que les pueda ayudar a monitorear múltiples redes de clientes de forma simultánea sin abrumarlos con un aluvión interminable de mensajes de alerta y actualizaciones.

¿Qué es OpManager MSP?

OpManager MSP es una herramienta de monitoreo y gestión remota que ofrece funciones de monitoreo de sistemas listas para usar y out-of-the-box para MSP. Ayuda a los MSP a gestionar redes multi-cliente de forma proactiva, sin comprometer la calidad del monitoreo y asegurando el estricto cumplimiento de los SLA del cliente. Puede aprender más acerca de lo OpManager MSP puede hacer descargando una prueba gratis durante 30 días.